Espiritualidad del Corazón

Espiritualidad del Corazón

Espiritualidad del corazón. Misioneros del Sagrado Corazón. MSC

CORAZÓN HUMANO Y DIVINO

En el siglo XIX, en Francia, el P. Julio Chevalier llegó a comprender que Cristo, a través de su Corazón humano y divino, es la mejor manifestación del amor de Dios a los hombres. Este descubrimiento espiritual fue fundamental para su propia vida y su entrega a la fundación de una Congregación que tomase como tarea manifestar este ‘secreto’. El P. Eugenio Cuskelly, msc, da un nuevo nombre a esta devoción al Sagrado Corazón. Habla de la ‘Espiritualidad del Corazón‘ y nos dice: «En nuestros días, aprender a examinar cuidadosamente el Corazón de Cristo puede ser una bendición para todos nosotros».

Una ‘Espiritualidad del Corazón‘ es admirablemente adecuada para ayudarnos en nuestras dificultades cotidianas y en los momentos más delicados. Podemos pensar que cuando entregó su vida por sus amigos, cuando su costado fue traspasado por la lanza, Cristo nos dio su Espíritu. Y que este Espíritu pone amor en nuestros corazones y nos otorga la voluntad de servirle y de servir a nuestros hermanos. Todo esto, y mucho más, va incluido en lo que denominamos una «Espiritualidad del Corazón«.

Esta Espiritualidad nos lleva a examinar nuestro corazón desde la misma mirada del Corazón de Jesús, con su comprensión y misericordia. Vistas así nuestras debilidades, no nos desanimamos y nos dejamos trasformar y modelar por el espíritu que brota de la herida del Corazón Traspasado. Es en este amor en el que hemos aprendido a creer (1 Jn, 4,16).

La Espiritualidad del Corazón no es una mera devoción al Sagrado Corazón. Para dejarse transformar por ella es necesaria la contemplación. Contemplar al Traspasado y dejarse mirar por Él. En la Espiritualidad del Corazón el diálogo de la mirada y el silencio contemplativo son muy importantes.

De esta Espiritualidad necesariamente brota una misión de amor y de misericordia. Es nuestra misión MSC.